cafeina

¿La Cafeína Es Mala? ¿Cuánto Contiene Un Café?

0
(0)

¿Bienvenido de nuevo a Corrado Firera’s Magazine? Hoy hablaremos sobre la cafeína y cuánta cafeína en un café recomiendan los médicos y expertos en la materia.

Ciertos hábitos forman parte directa o indirectamente de su rutina diaria. Desde comidas preestablecidas hasta necesidades fisiológicas primarias, la lista en este sentido parece bastante extensa. Sin embargo, hacerlos automáticamente lleva, a menudo y de buena gana, a no tener en cuenta ciertos factores para tu salud. En el caso de la cafeína, por ejemplo, son muchos los aspectos que afectan al organismo. Ya sean positivos o negativos, deben investigarse con cierta atención para evitar consecuencias peligrosas. Una precaución de amplio alcance que, a la larga, puede fortalecer el bienestar psicofísico y que no debe pasar por alto ni un detalle aparentemente marginal como el mg de cafeína en un café.

Cafeína en un café: pros y contras de un ritual italiano

Una práctica italiana como la del café puede afectar positiva o negativamente la salud de cualquier individuo. Al ser un estimulante natural por excelencia, la cafeína (también contenida en otros alimentos y bebidas de gran consumo) es tristemente conocida por sus efectos nocivos derivados de una ingesta que supera el límite diario recomendado. Un ingrediente activo con lados oscuros capaz de causar alteraciones del sueño, taquicardia y ansiedad; No indiferentes campanas de alarma para ser atenuadas lo antes posible. En cualquier caso, numerosos estudios afirman la existencia de propiedades benévolas que condicionan, con vivacidad, la actitud ante la vida cotidiana.

Que es y como funciona

Como se mencionó anteriormente, la cafeína es un estimulante natural que se encuentra en las plantas de cacao, café y té. Pero, ¿cómo funciona exactamente? Pues sus peculiaridades estimulan el cerebro y el sistema nervioso central ayudando a mantener la concentración y combatir los síntomas típicos de la fatiga. En los refrescos y el café con ginseng, la cafeína está presente en cantidades predeterminadas que luego, dependiendo del período, se han modificado. El primero, de hecho, llegó al mercado a finales del siglo XIX; más tarde, siguieron las bebidas energéticas, como Red Bull. Hoy en día, el 80% de la población mundial consume este tipo de productos todos los días. Pero la dosis diaria recomendada en una dieta eficaz es de 300 mg, que son 3 tazas de espresso o 6 tazas de té.

Cafeína: efectos en el cuerpo

Una vez consumida, la cafeína es absorbida por el intestino y luego ingresa al torrente sanguíneo: todo esto ocurre en 20 minutos. Los primeros efectos beneficiosos se sienten en una hora; viceversa, si eres intolerante, podrían ocurrir los primeros trastornos orgánicos. Después de eso, se transfiere al hígado y se descompone para que pueda propagarse. El efecto principal se encuentra en el cerebro, ya que bloquea la adenosina, un neurotransmisor que relaja el cerebro y lo hace sentir cansado. Por lo tanto, la cafeína ayuda a mantenerse alerta al contrarrestar los niveles de adenosina que se acumulan a lo largo del día. Un remedio concreto cuando se trabaja durante varias horas y se requiere un nivel de atención superior al promedio.

Adrenalina vertiginosa

Un elemento transversal, que, sin embargo, puede incluso incrementar los niveles de adrenalina en sangre y aumentar la actividad cerebral de los neurotransmisores norepinefrina y dopamina. Una combinación explosiva en ocasiones, cuyo resultado desencadena un estado de concentración, alerta y notable excitación. De hecho, no es ningún misterio que la cafeína se denomine a menudo una droga psicoactiva. Los estados de «alteración» citados llevan a esta conclusión y hay que advertir a todo aquel que se sobrepase sin un mínimo de amor propio.

Alimentos y bebidas que contienen cafeína

Hay varios alimentos y bebidas que tienen cafeína entre sus ingredientes. En un café expreso, la cantidad fluctúa entre 240 y 720 mg; en un café de calidad estándar, por otro lado, varía de 102 a 200 mg. La yerba mate, una infusión hecha de las hojas verdes o tostadas de un acebo de hoja perenne, contiene de 65 a 130 mg. Un umbral cercano a los de las bebidas energéticas (50-160 mg) y el té (40-120 mg); mientras que el café descafeinado y el chocolate caliente presentan un rango entre 3 y 12 mg y 2 y 7 mg respectivamente. En cuanto a la comida, una porción de 30 gramos de chocolate con leche aporta de 1 a 15 mg. El chocolate negro es un extra, con un rango de 5 a 35 mg.

Una concentración que cambia según la preparación del café

El efecto de la cafeína (y su cantidad) depende de la preparación del café. Un aspecto que, a primera vista, podría resultar irrelevante. Por otro lado, la forma en que se prepara el café y la calidad de la materia prima utilizada determinan su concentración final. En pocas palabras: es más bajo en solubles; nivel intermedio en espresso; alto en moka y café sin filtrar. Por lo tanto, prestar atención a los elementos tratados no duele; de hecho, puede resultar una iniciativa vital para el organismo con resultados positivos tanto a corto como a largo plazo.

Los beneficios de la cafeína

Si se toma de acuerdo con las dosis diarias recomendadas, la cafeína tiene los siguientes beneficios: mejora el estado de ánimo y la función cerebral; bloquea la adenosina y los grados relacionados de fatiga; estimula las funciones cerebrales; mejora la concentración y los tiempos de reacción; reduce el riesgo de enfermedades orgánicas como el Parkinson y el Alzheimer; aumenta el metabolismo y quema grasas; Implementa la actividad psicomotora. Este último parámetro es central para quienes realizan ejercicios físicos, competitivos o amateur, ya que un aumento de la resistencia conduce a metas y objetivos inesperados. Una perspectiva estimulante para lograr resultados personales dignos de mención.

Los efectos negativos

El lado negativo del discurso realizado hasta ahora empuja a tener una actitud concienzuda, en cualquier circunstancia. Tomar cafeína con el estómago vacío puede causar acidez, ácido estomacal, reflujo gastroesofágico y esofagitis. Además, puede desencadenar ansiedad, taquicardia, hipertensión y arritmias. El efecto de ansiedad provoca entonces temblores, insomnio, irritabilidad y sofocos. Si ya tienes alguna descompensación que podría verse agravada por tales síntomas, es preferible evitar el consumo de bebidas y alimentos que podrían acentuar peligrosamente todo. En este sentido, no se debe tomar café en presencia de las siguientes condiciones físicas o patológicas: dispepsia, úlcera péptica, enfermedad por reflujo, hipercolesterolemia, cardiopatía isquémica, hipertensión arterial, arritmias cardíacas, mastopatía fibroquística y embarazo (sin exceder la cantidad de dos tazas por día).

¿Cuánta cafeína consume al día? Háganos saber comentando a continuación y si aún no lo ha hecho, comparta el artículo. También mantente al día con nosotros dejando un me gusta en nuestra página de Facebook, ¡hasta pronto y buena continuación en Corrado Firera’s Magazine!

CF’s Magazine, El Equipo Editorial

© REPRODUCCIÓN RESERVADA

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Ya que has encontrado útil este contenido...

¡Sígueme en los medios sociales!

¡Siento que este contenido no te haya sido útil!

¡Déjame mejorar este contenido!

Dime, ¿cómo puedo mejorar este contenido?

Deja un comentario